La inserción de las mujeres al mercado laboral de la tecnología se mantiene en constante evolución. Cada vez son más las mujeres en el mundo IT dispuestas a demostrar que sus competencias están a la par de los hombres. Es así, que continuamente aumenta el número de ejecutivas que ocupan puestos de trabajo y posiciones de liderazgo, como también aquellas que se posicionan al frente de las empresas, haciendo oír sus voces.

Si bien el progreso es inminente, la industria informática continúa teniendo como problemática la inequidad de género y sigue siendo necesaria una mayor valoración del rol de la mujer en este tipo de negocio. En el mismo, los cambios en materia de inclusión femenina se dan de manera más lenta que en cualquier otro terreno. La escasa cantidad de empleadas mujeres en este sector, sólo el 23% del total, sumado a la distinción operativa y de oportunidades, contribuyen a remarcar la brecha de género.

Cuando hablamos del concepto de género sabemos que no se trata de un factor que determine el talento o la capacidad para realizar este tipo de trabajos. Las habilidades, los conocimientos, la experiencia y la predisposición, en cambio, sí lo son. Hablamos aquí de requisitos inherentes al hombre o a la mujer.

Si pensamos en la raíz de esta desigualdad podemos remitirnos a la educación, regida por los estereotipos de género, desde la cual las áreas tecnológicas siempre se presentaron como “propias de los varones” y “poco aptas o convenientes para las mujeres”. Más allá de que esa ideología sigue existiendo, aunque en menor medida, es necesario impulsar y estimular el interés del género femenino por estas ramas de estudio y trabajo.

La equidad trae consigo múltiples beneficios para las empresas, que se exponen en sus resultados financieros. La innovación, la creatividad y la motivación, por ejemplo, son el resultado de la integración, que supone una riqueza de voces y miradas. De hecho, cada vez se necesitan más mujeres en el ámbito IT que aporten sus propias ideas.

Las ventajas mencionadas, con las que toda compañía debe contar, surgen naturalmente cuando las personas están en igualdad de oportunidades dentro de la organización y en un ambiente donde pueden desenvolverse libremente. Esto implica que tanto los desafíos como las recompensas deberán ser los mismos para hombres y mujeres.

En esta semana, donde conmemoramos el Día Internacional de la Mujer, queremos resaltar la importancia de trabajar por la equidad dentro de las empresas y el mundo IT, de que las mujeres puedan seguir conquistando estos espacios, haciéndose escuchar, ganando más protagonismo y rompiendo esquemas sobre los rubros y puestos de poder que se cree deben ser ocupados únicamente por el género masculino.

En CDA agradecemos el trabajo y la dedicación de todas las mujeres que aportan su talento para el crecimiento de la empresa, siendo ellas la gran mayoría de nuestras trabajadoras y líderes. Revalidamos nuestro compromiso de acompañar a las mujeres en su evolución profesional todos los días.