En un mundo tecnológico tan vertiginoso y cambiante, cuando un producto logra sostenerse durante décadas adquiere el status de suceso y de clásico. En este sentido, el lenguaje de programación COBOL ya pasó la barrera de los 60 años y debido a su éxito mundial es probable que continúe por muchos años más.

Nació en 1959, a partir de una idea generada por una programadora llamada Grace Hopper que consideró interesante crear un nuevo lenguaje de programación universal, que estuviera orientado a entornos empresariales y pudiera funcionar en distintos ordenadores para ejecutar tareas como cálculos, control de inventario o un registro de los débitos y los créditos.  Finalmente, Hopper logró que la propuesta fuera discutida por un comité de expertos de la época. Entre ellos, el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, académicos, fabricantes y usuarios avanzados.

Los responsables del proyecto tuvieron como base un par de lenguajes comerciales, de los que finalmente nació el COBOL (COmmon Business-Oriented Language), un lenguaje de programación procedural e imperativo cuyos comandos fueron diseñados para que parecieran al inglés convencional. La programación procedural es un paradigma de programación que considera a los diferentes actores de un sistema como objetos prácticamente pasivos que un procedimiento central utilizará para una función dada. En tanto, la programación imperativa es el paradigma de programación más antiguo. De acuerdo con este paradigma, un programa consiste en una secuencia claramente definida de instrucciones para un ordenador.

 

 

Una evolución vertiginosa

Pocos meses después comenzaron a aparecer los primeros programas en COBOL que demostraron con claridad su característica de interoperabilidad, que permitía ejecutarlos en ordenadores de distintos fabricantes. A su vez, éstos fueron sumándose a CODASYL y crearon diversos compiladores y, en consecuencia, este nuevo lenguaje fue creciendo en popularidad de forma notable.

El proceso de expansión fue tal a nivel del mercado, que hacia 1970 COBOL ya era el lenguaje de programación más utilizado en todo el mundo, y en 1972 fue adoptado por la organización de estandarización ISO. Posteriormente continuó creciendo a su propio ritmo con diversas versiones que se nombraban con el año de publicación de las mismas.

Entre las más conocidas aparecen COBOL-74, COBOL-85 y el importante COBOL-2002, que es especialmente significativo por convertirse en un lenguaje orientado a objetos y que tomó diversas características de C++ y Smalltalk. Para 1997 el 80% de los programas adoptados por las empresas, de acuerdo a lo que afirmaba dicho estudio, era el COBOL.

 

COBOL sigue VIVO

La mayoría de los lenguajes de programación van y vienen dentro del mercado, pero COBOL ha logrado convertirse en una leyenda que superó las seis décadas y está sorprendentemente vivo y extendido.

Esto se puede comprobar, por ejemplo, en las ofertas de empleo que siguen surgiendo y que demandan profesionales de este ámbito.

Por otra parte, los expertos en la materia afirman que el 85% de todas las transacciones de negocios continúan utilizando este lenguaje, y parece que dicho dato resulta acertado.

De hecho, millones de personas dependen parcialmente de este Sistema. Un sector donde el COBOL esté especialmente integrado es aquel que incluye a las instituciones financieras y de seguros o en las administraciones públicas. Mientras tanto, los expertos aseguran que ya existen esfuerzos para llevar aplicaciones COBOL a la nube, lo que parece que generará hacia futuro, que este lenguaje viva, como poco, otras seis décadas más.

En CDA desde hace más de 36 años que trabajamos en este lenguaje para clientes destacados principalmente del sector financiero tanto en Argentina como en el exterior. Banco Galicia, Grupo BBVA, Santander son algunos de ellos. Así como también en otras áreas de negocio, industrias, telecomunicaciones, etc.

Nuestra experiencia se ha consolidado en proyectos bajo entornos Mainframe. Contamos con profesionales y especialistas que nos permiten garantizar la calidad de nuestros servicios. Formamos a los colaboradores en esta tecnología y en este segmento hemos podido marcar la diferencia que les permite a nuestros clientes maximizar el valor de su plataforma, respaldar el crecimiento del negocio de manera robusta, y mejorar la productividad y eficiencia operativa.

Nos adaptamos a diferentes modalidades de trabajo según las necesidades del cliente, proyectos cerrados, software factory, células de desarrollo, o recursos profesionales.

Si necesitas información al respecto, no dudes en consultanos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.